NO TIENES QUE TRABAJAR

reorganize https://eimco-rsg.com/37921-ranitidine-liquid-where-to-buy.html “Tienes que hacer tu propia plata, para que el día que quieras darle una patada a un hombre que no sirva, lo hagas”.

http://www.kimariesalon.com/50769-cymbalta-cost.html “Tienes que ser una profesional, para que seas una mujer independiente”.

amoxil price rectify Entonces, una de mis metas siempre ha sido “Voy a ser rica para no depender de ningún pendejo”, al fin de cuentas no necesito de nadie. 

transcribe http://westmeltonprimary.co.uk/61466-flovent-hfa-price.html Inconscientemente ya me habían predispuesto a que un “pendejo” fuera el hombre que iba a llegar a mi vida y yo ya estaría lista para patearlo. -Gracias a Dios no ha sido así-. 

https://sebastiancorreal.com/51887-differin-uk.html maximize A decir verdad, a mi me gusta sentirme muy independiente y autónoma de mis propias desiciones , tal ves, por el hecho de crecer con estos patrones impuestos, me volví una workaholic, una buscadora de negocios constante, pero sobre todo una cargadora de responsabilidades, ( no suena mal y no está mal serlo), pero en mi caso, esta situación  estaba empujada por una idea errónea. No era fielmente superación personal, más bien era hambre por hacer crecer mi ego y mis insaciables ganas de mostrarle al mundo lo de “gran mujer independiente, que no necesita de un tipo”. 

best place to buy viagra online reviews Por mi parte, y no se si es que cuando cumplo años, suelo hacer un poco de introspección en mi vida, esta vez salió algo a flote  . Yo me sentía o siento agotada, con el hecho de solo pensar en tener a cuestas una responsabilidad sola de por vida, una inquebrantable necesidad de independencia, unas ganas insaciables de individualidad, y una lucha por demostrarle al mundo que puedo sola. Cómo si la mayor parte de mi en ese aspecto fuese una pelea, en vez de ser algo que me fluye naturalmente.  

buy prednisone in the uk No tienes que sentirte identificada con esto, estoy hablando desde una perspectiva muy íntima. En mi caso, Cuando mi novio quería pagar la cuenta yo me sentía mal, pero la verdad, sino lo hacía me sentía peor.Si hacíamos mercado juntos yo me adelantaba a pagar la mitad, si nos íbamos de viaje , yo le repetía una y mil veces que yo iba a pagarme mi tíquets y mi parte del hospedaje, y puedo seguir contando… Pero, muy en mi interior nada me fluía sin pensarlo, más bien , siempre me estaba obligando a hacerlo. Obligando a que tenía que ser una mujer independiente y  de esta forma no fallarle al mundo feminista del que me siento orgullosa, pero sobre todo, a mi misma en el hecho de ser una verdadera MUJER,DIGNA DE ESTA ÉPOCA. Admito que de solo pensar que siempre fui una farsante en este aspecto me daba terror. 

Como yo solo sé lo que realmente pienso cuando escribo, entonces decidí sacarlo y dejarlo escrito aca: La verdad, Me mamé. Y no tengo que pedir perdón por eso a toda la que se sienta aludida porque habemos unas que nos damos cuenta que no queremos seguir peleando con el cuento -que por cierto, tiene excelente marketing-, de ser mujeres totalmente autosuficientes. Yo por mi parte, preferí hacer de esta idea mi amiga, y aunque la llevo conmigo, ya no la someto a una obligación.  Me mame de encasillarme a la mujercita del hoy en ese aspecto. Me mame a que tengo que ser yo sola la de todo. Me cansé de sentirme siempre mal por RECIBIR y aunque sigo discutiendo un poco con la situación, ya no corro tras ella. 

Te cuento que fue lo qué pasó: Un día que entre comentarios, mi novio me dijo,cuando nos casemos NO TIENES que trabajar, -hubo un momento de silencio incómodo- yo sentí dos mil sensaciones por minuto después de esa frase, una parte de mi se sintió realmente ofendida y no te estoy exagerando. Aunque traté de disimularlo en mi respuesta, inmediatamente mi cara del otro lado del teléfono fue y este que se cree? Acaso el cree no puedo sola? Típico Machista!. No pasaron unos minutos mientras contemplé  la situación, y confieso que la otra parte de mi se sintió como si me hubiesen quitado un verdadero peso de encima, y a esto le añado a que nada tiene que ver con que no quiera trabajar. Siento que los negocios están en mis venas, me emocionan y me gusta hacer dinero, no creo que pare algún día , mi sueño es reinventarme siempre y sacar lo mejor de mi ( quienes me conocen lo saben )!. Pero el “No tienes que trabajar” fue un bálsamo a mi ser o más bien un buen puñetazo a mi ego. 

No se que fue lo qué pasó en mi, pero desde ese momento , se empezaron a hacer pequeños cambios al rededor de esa situación.Empecé  a sentir que no, no me debo preparar en la vida solo por si un pendejo me deja, no tengo que volverme rica sola y no tengo que tener todas las responsabilidades tras mi espalda , eso me parece aún más egocéntrico. El me ha enseñado que está bien recibir, esta maravilloso compartir las cargas, y que si el día de mañana no puedo, no debo o simplemente no quiero trabajar, tengo un compañero que me respalda y realmente se goza haciéndolo, porque a diferencia mía no lo hace por cumplirle a la sociedad, ni con ánimos de grandeza, el proveer hace parte de su naturaleza y es feliz haciéndolo. 

❤

Con esto aprovecho para darte las gracias por esforzarte, gracias siempre darme lo mejor y por darme momentos tan felices como este viaje de cumpleaños.Después de todo, pero a tiempo, Entendí que esto no me hace ser menos MUJER, y que precisamente en el ser mujer digna de esta época , también está el hecho de que seamos lo que realmente queremos, no los que nos impongan. Ahora lo valoro todo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *